636 12 13 79 info@maitegalada.com
Seleccionar página

A casi todo el mundo que viene a que le cuide sus manos y le embellezca sus uñas, le explico todos estos mitos y verdades que, de tanto que se dice y se comenta, han llegado a confundirnos. Aquí os cuento los más repetidos en mi salón de manicura en Jerez.

  1. Las uñas NO RESPIRAN!!

Las uñas son sólo células muertas de queratina, que reciben el oxígeno que necesitan del torrente sanguíneo y NO DEL EXTERIOR. El único beneficio que obtendrás de no pintarte tus uñas es tan sólo que te ahorrarás este gasto.

En caso de infecciones, sequedad, alergias o decoloraciones así como de la formación de estrías, la visita al dermatólogo es obligada y dar también el descanso a tus uñas para permitir la regeneración celular de las mismas.

  1. Las uñas con MANCHAS BLANCAS

Cuánto hemos oído e incluso creído que las pequeñas manchas blancas, como pequeños lunares blancos que aparecen en las uñas son por falta de calcio. Pues es FALSO.
La uña tiene un escaso contenido en calcio, que de ninguna manera manifiesta su falta en forma de manchas blancas. En realidad, aunque no se sabe con certeza, se cree que esas manchas son microscópicas burbujas de aire en el seno de la estructura ungueal, ocasionada por pequeños golpes en la matriz o también, decoloración sin más de la uña por esto que ya se ha dicho (pequeños golpes o mordeduras de la uña). El tratamiento no es otro que, esperar que crezca.

  1. Las uñas SON POROSAS

Así es, de hecho, las uñas son 1000 veces más permeables al agua que la piel. Precisamente por su porosidad, se hidrata y deshidrata con suma rapidez. Los procesos de hidratación y deshidratación repetidos, como ocurre en los que trabajan con agua o practican deportes acuáticos, llevan a las uñas frágiles y débiles. Chicas, hay que acostumbrarse a utilizar guantes para cuando toque realizar las labores domésticas!.

Esmaltes de mala calidad, no utilizar bases protectoras y dejarlos por mucho tiempo, amarillean nuestras uñas. Para recuperarlas hay que pulirlas…en caso de no saber, serán los profesionales los adecuados para ello.

  1. Uñas BLANDAS O DURAS

Si tienen el agua adecuada. El contenido de agua de la uña normal varía entre un 8 y un 17%. Precisamente esta proporción es la que mantiene la uñas duras y flexibles. Por debajo de esta cifra, la uña se vuelve quebradiza, y si es superior al 30% se vuelven blandas y opacas.

Para que una uña se considere en perfecto estado lo ideal es que sean flexibles y estén hidratadas. Tener las uñas duras no es que sea ni mejor ni peor, en ese caso habría que aplicar un aceite para las cutículas para intentar que sean más flexibles.

  1. Las uñas HABLAN DE NUESTRA SALUD

Sin duda alguna y, por ello es preciso prestarles atención. La higiene correcta las mantendrá sanas externamente, pero la salud de la piel, del metabolismo, incluso del psiquismo, hará que se resientan en cuanto que algo se altere. Las uñas ayudan en el diagnóstico precoz de multitud de alteraciones, por tanto, la consulta al dermatólogo, debe incluir la revisión de las uñas ante cualquier sospecha de anormalidad.

No siempre la edad es la causa de que nuestras uñas se vuelvan quebradizas o frágiles.Otro factor común es el déficit de vitaminas o minerales y, en estos casos, la debilidad de las uñas suele ir acompañada de la pérdida de cabello.

  1. MOHO U HONGO?

Lo que llamamos MOHO, es «El síndrome de la uña verde» y  está causado por una infección con la especie Pseudomonas (son bacterias y no hongos). Habitualmente se desarrolla en personas que sufren onicólisis  (es una destrucción de la uña al separarse esta, del lecho ungueal) y cuyas manos están a menudo en contacto con el agua. La zona puede tratarse con baños en una solución al 1% de ácido acético (vinagre diluido) o una solución alcohólica dos veces al día. También se trata con aceite del Árbol del Te.

En el caso de esmaltados mal hechos y uñas postizas mal realizadas (acrílicas o de cualquier otro material), podemos terminar con levantamientos de los postizos o esmaltes y dar paso a las posibles filtraciones de agua y suciedad donde las bacterias proliferan y las uñas se deterioran hasta el punto de que, si no las cuidamos (sin esmaltar hasta que crezcan) probablemente se origine un hongo.

Con este tipo de afección sí es posible el contagio. Acudir siempre a buenos profesionales, evitará que la podamos padecer. ¡Di sí a la calidad!. ¡Di sí a la higiene!

El HONGO es causado por una infección en uñas de manos y sobre todo de pies.
Usar tijeras e instrumentos contaminados puede desarrollar los hongos, por lo que es aconsejable que una tijera de uñas sea de uso exclusivo o bien esté correctamente desinfectada. Otros factores de riesgo incluyen la práctica de deportes, la diabetes, la  circulación pobre en las extremidades y el uso incorrecto de zapatos (como utilizar los que no tienen ventilación).
Con hongos, las uñas tienen una coloración blanquecina o amarillenta, quebradas, frágiles y deformes. Al progresar la infección se ve la separación de la lámina ungueal del lecho de la uña. Ocasionalmente se puede acompañar de dolor, o incomodidad. En caso de limarlas, observaremos cómo está tan blanda que, simplemente se deshace en pedazos a diferencia de una uña sana que cuando la limas se crea un polvo fino.

El hongo es  muy contagioso, cuando una uña se contamina es muy probable que las demás uñas se infecten. No es recomendable el esmaltado y sí la asistencia al dermatólogo para tratar correctamente esta infección.

  1. La ACETONA DESHIDRATA

Es una gran verdad. La acetona deshidrata tanto la uña como la cutícula y, en caso de necesidad, se recomiendan los quitaesmaltes sin acetona. Acudir a un buen profesional para retirar uñas postizas y/o semipermanentes es lo correcto por el uso de instrumentos correctos que dejarán nuestras uñas bonitas y saludables.

  1. Lámparas UV o LED

Sin duda las lámparas LED son las únicas que no suponen ningún riesgo para la salud.

 

Sin más por ahora chic@s, seguiré contando curiosidades y muchas más cosas en mi blog.

Nos vemos por aquí!!! Uñas en Jerez con, Maite Galada!.